Han pasado 15 años y Roberto sigue enamorado de su vecina, pero ella prefiere esconderse avergonzada de su cuerpo. Con su arte y un viejo tendedero como únicas vías de comunicación, Roberto tiene un plan para presionar a su amada para que se enfrente a sus monstruos de inmediato.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.