Andrés, un joven vendedor ambulante va en su Renault 4 de pueblo en pueblo con Jorge, su padre, un viejo locutor de ciclismo que para él supone una seria carga. La difícil relación padre-hijo se ve marcada por los problemas de memoria de Jorge; por un deterioro físico y vital que desborda el sincero afecto que el hijo siente por el padre, sumado a un accidente que trunca los intereses de Andrés. Sin embargo el amor es más fuerte, y un sencillo e inesperado canto a la vida mostrará la dimensión poética de la realidad. Andrés le brindará a Jorge la última carrera ciclística de su vida.